El hermoso hábito de agradecerme.

Aquí estoy, llevo más de un mes postergando el comenzar a escribir este Blog. Mi cabeza ha dado bastantes excusas, como que aún faltan detalles, que aún mis fotos no están tal cual como yo quisiera, que no sé bien sobre qué escribir y reflexionando me doy cuenta que es miedo y una voz crítica que me hace enfocarme en aquello que me falta, en vez de en todo lo que he logrado hasta el momento, y es ahí, justo ahí! donde quiero detenerme.

Los últimos días, en las entrevistas que he realizado con mujeres que quieren segurizarse y brillar profesionalmente, he observado un rasgo común, excesiva autoexigencia y constante autocrítica.


Lo he oído durante años en la consulta, “nunca es suficiente”, “sí, he avanzado pero me falta”, “debo esforzarme más pues no doy el ancho”; es como si la mente siempre estuviera puesta en el futuro, en aquello que aún no hago, aún no logro, aún no comprendo… y nos vamos en un espiral de dureza hacia nosotras, de ansiedad, de culpa y entonces nos sobre exigimos, generamos acciones para aliviar momentáneamente esas emociones y nos envolvemos en un circulo vicioso de no Gratitud hacia nosotras mismas. Mirar hacia aquello que nos falta es desconocer el valor de lo que somos!!


La buena noticia… esto es un hábito, así me gusta llamarlo, porque si generamos ciertas acciones podemos darle la vuelta y crear el hermoso hábito de agradecernos.
Agradecer es mirar todo aquello que ya hemos logrado y avanzado, agradecer nos permite mirar con fe y confianza hacia adelante, es aprender haciendo.


¿Te animas a realizar un ejercicio que te permita conectar con el hermoso hábito de agradecerte?


Si tu respuesta es sí, busca un cuaderno sólo para este propósito. Durante 21 días escribirás tres razones por las cuales te agradeces, fundadas en acciones que hayas realizado por ti o por otros durante el día. Ojo! puede aparecer una voz que cuestiona lo que haces, que te diga que nos es suficiente, que cómo te agradeces por algo tan básico, que deberías hacer cosas más grandes por ti o por los otros. Dile amorosamente que este no es su momento, que cuando agradeces no hay espacio para ella, en este nuevo espacio de Gratitud cada acción vale, por más pequeña que parezca.


Espero te haya servido!!Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *